Carta del presidente

screen-shot-2016-05-30-at-6-51-41-pm.png

El jardín de los senderos que se unen.

Se me ocurre que será oportuno comenzar el mensaje de la nueva junta con las mismas palabras titulares de la carta de despedida de la junta anterior, ‘El jardín de los senderos que se unen’, especialmente siendo estas tan sabias y necesarias.

Me agrada porque nos permite ilustrar de manera clara y concisa una actitud de continuidad que es compartida, a mi entender, por ambas partes. Y no es que imitaremos el estilo de ellos ni actuaremos de forma igual -la situación actual del país no nos lo permite-, pero sí aprovecharemos la sabiduría que adquirieron y compartieron con nosotros, y aplicaremos muchas de sus recomendaciones.

También me agrada, y mucho, la actitud de unidad que transmite el mensaje.  Como bien sabemos, la bifurcación está muy de moda en nuestro pequeño jardín puertorriqueño, y eso es así en todos los ámbitos. En muchos casos esto podría ser una bendición, lo sé, pero no en cada uno. Las bifurcaciones son necesarias solo cuando los senderos carecen destino común, y conozco a suficientes bibliófilos para saber que a pesar de nuestras diferencias, que son muchas y substanciales, compartimos una extraña pasión que es inmensamente mayor.

Sin duda alguna, el 2016 será un año muy difícil para todos; pero nos proveerá oportunidad para experimentar, aprender y descubrir nuevos senderos. Con eso en mente, buscaremos formas distintivas de amplificar nuestra voz, estar más accesible, forjar alianzas, enaltecer nuestros esfuerzos y hacer lo que haga falta para fortalecernos aún más.

Optimistamente,

Ricardo Martí Ruiz

Anuncios