Esperanza al escribir

3 de febrero de 2015

esperanza al escribir

Entrevista a la escritora Nancy Debs [Premio Saldaña, Carvajal & Vélez-Rivé en el Certamen de Cuento Histórico de la Cofradía de Escritores 2014]10818324_10152446201401767_2994049416640259549_o

 Por Dalia Stella González

Su escritura no evade la cercanía del ser, aunque viva en medio de términos tan áridos como plusvalía, tasa de capitalización y discriminación hipotecaria. Posee una prosa precisa, que sin necesidad de ribetes es capaz de trasladar al lector a vivir el texto y conmoverse. Una de las voces más auténticas que irrumpe en las letras puertorriqueñas.

Sus poemas han aparecido en diversas antologías, la más reciente de ellas Fronteras de lo imposible, de Casa de los Poetas, de quien recibió el segundo premio compartido en el 3er Certamen de Poesía 2014. Dos de sus cuentos fueron publicados en las revistas literarias, Inopia y Trapecio. Recibió una mención por “El proveedor” en el Primer Certamen Minicuento de la Cofradía de Escritores de Puerto Rico, categoría estudiante. El nombre suyo trae aires de lejanía, pero su pluma y alma son solidarios y ciertos. Atravesamos el umbral de las palabras para conversar con la escritora premiada y amiga, Nancy Debs.Nancy Debs Ramos

Dalia Stella: Tu bachiller es en ciencias y trabajas por cuenta propia en el campo de los bienes raíces. ¿Cómo llegas a la literatura?

 Nancy Debs: Creo que me equivoqué de Facultad. Varias de mis electivas en la universidad fueron en literatura, apreciación del cine y apreciación de la música. Escribía poemas, pero después de casarme y tener hijos me concentré en las responsabilidades. Eso sí… nunca dejé de leer, aunque leía de todo, no solo literatura. En el 2010 participé de un taller de escritura confesional con Mairym Cruz-Bernal y en el 2011 tomé talleres de cuento con Emilio del Carril que me motivaron a comenzar la maestría en Creación Literaria.

 Dalia Stella: Escribes en varios géneros como lo han sido la poesía, el microrelato, el cuento y escribes una novela como requisito de tesis para la maestría de Creación Literaria. ¿En qué género te sientes más cómoda? ¿Cómo manejas tu escritura entre uno y otro género?

 Nancy Debs: Me siento más cómoda en el cuento, quizás porque es el género que más se trabaja en la maestría. La poesía me gusta mucho, pero la escribo por inspiración y usualmente termino un poema en uno o dos días y luego reviso. Con la narrativa sabes que hay que trabajar el texto muchas veces y dejarlo descansar. En cuanto a la novela, la concibo como un ente distinto al cuento; un animal diferente. Leo sobre teoría de la novela y la narrativa para escribir la tesis. También ahora tomo una clase de guion. Hay afortunados que no necesitan de la teoría para escribir; yo la necesito.

 Dalia Stella: ¿En cuál de ambos géneros te sientes más plena y cuáles son, como escritor, los demonios a vencer en cada uno?

 Nancy Debs: Si te refieres entre la novela y el cuento, el segundo me parece más acorde con mi temperamento. Soy impaciente y un cuento se escribe en menos tiempo. Cuando voy a comenzarlo usualmente sé el principio y el final. Eso me proporciona una estructura.1932261_10152399223661863_1798120612830465269_n

Los demonios que tengo que vencer son los mismos para todos los géneros: encontrar la disciplina y el tiempo para sentarme a escribir. Mi madre solía decir que si pasaba una mosca volando, me distraía. Eso no ha cambiado mucho.

Dalia Stella: ¿Necesitas silencio y soledad para escribir? Cuéntanos algunas de tus manías como escritor.

 Nancy Debs: Por lo general necesito silencio para escribir, aunque en una ocasión terminé el primer borrador de un cuento en una oficina médica. En cuanto a las manías, me gusta tener cerca una libreta de notas en las que apunto las ideas que llegan sin avisar. Puede ser un título, un personaje, un tema o una frase. A veces sucede que es la historia completa la que llega y entonces plasmo en el papel una sinopsis o el esqueleto del cuento. Tiendo a comenzar con ese esqueleto y a partir de ahí elaboro y extiendo. Después podo. También tengo la manía de leer varios libros a la vez. Ahora mismo tengo como diez empezados. Creo que se debe a la mosca que mencionaba mi madre.

Dalia Stella: ¿Qué inicia o dispara en ti el proceso creativo? ¿Una imagen, un personaje, una melodía?

Nancy Debs: Casi siempre es una imagen o un personaje, y es curioso, porque me considero una persona auditiva.

Dalia Stella: ¿De qué elementos debe estar hecho un escritor?1378260_10154654066925596_4581741286579502421_n

 Nancy Debs: Pienso que un escritor debe leer mucho, soñar y volar sin tener alas. Idealmente debería ser disciplinado y organizado, pero a la misma vez poseer la capacidad de producir en el caos. Exponerse a la crítica y aceptarla es otro elemento importante. Además, la artesanía, en el sentido amplio de la palabra, debería ser requisito de todo escritor. A eso aspiro, aunque es una búsqueda continua.

 Dalia Stella: ¿A qué le teme la escritora Nancy Debs?

 Nancy Debs: Le temo a repetirme. A escribir lo mismo una y otra vez.

Dalia Stella: ¿Cuáles han sido los escritores puertorriqueños y extranjeros que han influido en tu oficio de escritora?

Nancy Debs: Cuando niña leía a Jules Verne, Conan Doyle… De adolescente fueron Poe, Bécquer, Martí, Palés Matos. Luego llegó el gran Cortázar, Chejov, Kafka, Camus, Kundera, Murakami, Julia. Más recientes Raymond Carver, Janette Becerra, Mayda Colón y Karen Sevilla, por mencionar algunos. Tanto Janette como Mayda y Karen, son artesanas de palabras. Janette puede tomar algo pequeñito y convertirlo en un mundo inmenso, como en “Afición por los terrarios”. Las tres se toman tiempo para publicar y son muy detallistas.

 Dalia Stella: Tu microcuento “El proveedor” y el cuento “Los invisibles” tienen como marco de acción la guerra. ¿Es la guerra un tema que te obsesiona? ¿Cuáles son los temas que te cautivan?

 Nancy Debs: Fíjate, la guerra en sí no es la obsesión, sino la muerte. Por alguna extraña razón que no adivino, aparece a través de mis historias. De hecho, el primer libro de cuentos que trabajo tendrá como hilo conductor el tema de la muerte. Otros temas que me atraen son la otredad, la autocrítica y lo social.

Dalia Stella: Cuéntanos tu experiencia al escribir Los invisibles. ¿Cómo surgió la idea? ¿Qué peculiaridades circundan a este cuento y su autora?

Nancy Debs: Inicialmente descarté participar en el certamen por falta de tiempo y de un tema que me apasionara. Cuatro semanas antes de la fecha de entrega, escuché por primera vez en la radio del auto, sobre los triángulos rosados y los prisioneros homosexuales en la Alemania nazi. Sin saber el porqué, el tema me impactó mucho y adquirí un libro digital escrito por un judío gay que recopiló los testimonios de varias víctimas. No tenía tiempo para mandar a buscar un relato autobiográfico, titulado Los hombres del triángulo rosa, porque solo lo había en papel. Ese estaba escrito por Heinz Heger, un homosexual sobreviviente de los campos de concentración. Me leí el libro digital e investigué. Así supe que la mayoría de las víctimas homosexuales permanecían en el anonimato. Se les conocía solo por el primer nombre y la inicial del apellido. De ese dato surgió la idea de utilizar para el certamen el seudónimo de Josef K., nombre del protagonista de El proceso. Creo que las víctimas del holocausto también sufrieron una persecución que nunca comprendieron, igual que el personaje de Kafka.

Revisaba otras fuentes históricas después de enviar el cuento, cuando me percaté de que Heinz Heger era el seudónimo que utilizó Josef Kohout (Josef K.) para escribir Los hombres del triángulo rosa. No solo eso, sino que Kohout estaba en el campo de concentración de Flossenburg, el que utilicé como escenario en el cuento, cuando los aliados llegaron allí. ¿Coincidencia?, no lo sé, pero quiero visitar el museo del holocausto en Washington DC, donde se encuentran los documentos que se pudieron recuperar de Josef Kohout y que incluyen su triángulo rosa.

 Dalia Stella: ¿Cómo armonizas tu vida como corredora de bienes raíces y tu oficio de escritora?

 Nancy Debs: Me adapto a los clientes y ellos son la prioridad, pero disfruto las ventajas de un horario flexible. Trato de leer o escribir todos los días, aunque a veces es difícil.

 Dalia Stella: Finalmente, ¿cuál ha sido la anécdota más divertida que has tenido como escritor?

 1410770_10151742169866610_1123817436_oNancy Debs: Creo que la diversión la encuentro cada vez que escribo. Practicar lo que me apasiona, aunque haya tardado tanto en descubrirlo, es en sí un ejercicio lúdico. Disfruto el acto de crear personajes, situaciones, otras vidas… Me da esperanza escribir.

 

 

 

Anuncios